Habilidades sociales

HABILIDADES SOCIALES

para niños y niñas

Saber decir NO

Saber unirse a un grupo

Saber compartir

Ofrecer ayuda

¿Te preguntas para qué sirven las habilidades sociales?

Nuestra sociedad se encuentra conectada por una serie de reglas y normas no escritas sobre cómo se han de tratar las personas o cómo hemos de comportarnos ante ciertos acontecimientos.

Estos comportamientos tienen un carácter social y para ello se necesita un conjunto de normas y criterios para desarrollarlos, son las habilidades sociales.

En nuestra cotidianidad consideramos como algo normal y estándar representar nuestros pensamientos y comportamientos mediante una serie de habilidades sociales que favorecen nuestra integración en los grupos a los que pertenecemos (amigos/as, familias, hermanos/as, relaciones…).

Como sabemos, algunas de éstas habilidades tienen que ver con saludar de forma espontánea a personas de nuestro alrededor, iniciar una conversación, dar tu opinión, saber decir “no”, escuchar activamente a las personas quien te hablan o empatizar con los demás.

A pesar de que muchos consideramos que las habilidades sociales son una serie de herramientas que pertenecen a nuestra vida diaria, las habilidades sociales se aprenden y convivimos con otras muchas personas que muestran una pobre o ausente habilidad para aprenderlas y/o desarrollarlas. A continuación vemos las siguientes distinciones:

  • No sabe: No ha aprendido o ha aprendido mal (posiblemente muestran déficits de habilidades sociales en sus aprendizajes, han vivido procesos educativos inadecuados sobre las habilidades sociales).
  • No puede: Sabe pero no lo hace. Existe inferencias que impiden un correcto aprendizaje o desarrollo de las habilidades sociales (pueden mostrar déficit de atención y dificultades en la capatación de las señales sociales, mantener pensamientos irracionales sobre el funcionamiento social sobre el terreno).
  • No quiere: Sabe pero no lo hace (se les observa una falta de motivación u otros aspectos susceptibles de exploración).

Observamos que la ausencia de habilidades sociales en las personas debe mantenerse alejado de los prejuicios iniciales, pue los motivos expuestos más arriba describen que dichas habilidades se adquieren en las primeras etapas de la vida y se desarrollan a lo largo de la misma. Un error en la secuencia de aprendizaje puede alterar toda una vida social. 

Finalmente, resulta evidente que la autoestima, la adopción de roles, la autorregulación del comportamiento o nuestro rendimiento académico/laboral dependen de las habilidades sociales. 

Nuestra sociedad se encuentra conectada por una serie de reglas y normas no escritas sobre cómo se han de tratar las personas o cómo hemos de comportarnos ante ciertos acontecimientos.

Estos comportamientos tienen un carácter social y para ello se necesita un conjunto de normas y criterios para desarrollarlos, son las habilidades sociales.

En nuestra cotidianidad consideramos como algo normal y estándar representar nuestros pensamientos y comportamientos mediante una serie de habilidades sociales que favorecen nuestra integración en los grupos a los que pertenecemos (amigos/as, familias, hermanos/as, relaciones…).

Como sabemos, algunas de éstas habilidades tienen que ver con saludar de forma espontánea a personas de nuestro alrededor, iniciar una conversación, dar tu opinión, saber decir “no”, escuchar activamente a las personas quien te hablan o empatizar con los demás.

A pesar de que muchos consideramos que las habilidades sociales son una serie de herramientas que pertenecen a nuestra vida diaria, las habilidades sociales se aprenden y convivimos con otras muchas personas que muestran una pobre o ausente habilidad para aprenderlas y/o desarrollarlas. A continuación vemos las siguientes distinciones:

No ha aprendido o ha aprendido mal (posiblemente muestran déficits de habilidades sociales en sus aprendizajes, han vivido procesos educativos inadecuados sobre las habilidades sociales).

Sabe pero no lo hace. Existe inferencias que impiden un correcto aprendizaje o desarrollo de las habilidades sociales (pueden mostrar déficit de atención y dificultades en la capatación de las señales sociales, mantener pensamientos irracionales sobre el funcionamiento social sobre el terreno).

Sabe pero no lo hace (se les observa una falta de motivación u otros aspectos susceptibles de exploración).

Observamos que la ausencia de habilidades sociales en las personas debe mantenerse alejado de los prejuicios iniciales, pue los motivos expuestos más arriba describen que dichas habilidades se adquieren en las primeras etapas de la vida y se desarrollan a lo largo de la misma. Un error en la secuencia de aprendizaje puede alterar toda una vida social.

Finalmente, resulta evidente que la autoestima, la adopción de roles, la autorregulación del comportamiento o nuestro rendimiento académico/laboral dependen de las habilidades sociales. 

Entonces ¿te haces una idea para qué sirven las habilidades sociales?

Saber expresar emociones

Controlar un enfado

Escuchar

Usar un tono de voz adecudado

NUESTRO PROYECTO

El objetivo del proyecto es dotar de herramientas prácticas y teóricas sobre las habilidades sociales a niños y niñas que muestren dificultad en su manejo. El proyecto aspira a potenciar dichas habilidades en sus participantes y mejorar su vida social con el buen aprendizaje y desarrollo de las mismas.

  • Niños y niñas de entre 7/8 años hasta los 15/16 años de edad.
  • Niños y niñas que muestran ciertas dificultades en la destreza de sus habilidades sociales.
  • Niños y niñas tímidos e introvertidos.
  • Niños y niñas que quieran mejorar sus habilidades sociales.

El proyecto se desarrollará en su totalidad en las instalaciones de Centro Hemisferium, situado en Avenida Juan Carlos I, 1, Benejúzar (Alicante). Disponemos del espacio y los elementos necesarios para llevar a cabo el proyecto con una dinámica cercana y personalizada.

  • El proyecto de Habilidades Sociales comenzará el lunes 30 de septiembre de 2019.
  • Los talleres tendrán una periodicidad semanal desarrollándose todos los lunes a partir de la fecha indicada (lunes día 30 incluido) con horario de 17:00 a 18:00 horas.

Para más información u otras consultas pónganse en contacto con el centro.

METODOLOGÍA DEL PROYECTO

Es de considerar por todos los participantes del proyecto la necesidad de mantener un índice mínimo de calidad sobre el resultado del trabajo que se realiza. Para ello consideramos una serie de pasos que se deben dar para que dicho proyecto mantenga un mínimo índice de control sobre los resultados que se desean conseguir.

En esta primera fase del proyecto se prioriza la atención a los padres para recabar toda la información posible sobre la vida social del niño/niña. Por lo que se realizarán entrevistas para recabar dicha información con el objetivo de conocer las conductas sociales más significativas, como posibles problemas o trastornos de conducta del niño/a.

  • La duración de las entrevistas será de 30 minutos.

El coste de las entrevistas está incluido en el precio de la inscripción al proyecto.

Una vez tenemos información sobre los niños y niñas participantes del proyecto podremos realizar grupos homogéneos considerando el nivel de habilidad social, edad y posibles problemas de conducta y/o trastornos.

Cada niño y niña será evaluado con el objetivo de conocer el nivel de habilidad social con el que comienza el proyecto. Posteriormente se realizará una nueva evaluación para comprobar el aprendizaje adquirido.

Los talleres darán comienzo cuando los grupos se hayan conformado correctamente. 

El proyecto habrá finalizado cuando cada grupo haya superado el nivel esperado para dicho grupo. Cada niño y niña será evaluado para valorar el aprendizaje adquirido y el nivel de satisfacción. 

¿Tienes dudas?

Te llamamos